Patio rehabilitado

El Ministerio de Fomento impulsa las actuaciones en el Patrimonio Arquitectónico, con el fin de atender a las necesidades de su rehabilitación y restauración, actuando en numerosos edificios y entornos.

El patrimonio arquitectónico español, que necesita ser adecuadamente conservado como legado común, está constituido por el conjunto de edificaciones representativas de nuestra identidad cultural, junto con las ciudades y núcleos rurales tradicionales que, en su entorno natural o construido, colaboran a la definición de este acervo.

El Ministerio realiza programas de conservación y enriquecimiento de este patrimonio y financia trabajos de rehabilitación, restauración y recuperación dirigidos a revitalizar los bienes que lo integran, así como su entorno inmediato.

Dentro del Programa de Rehabilitación Arquitectónica, el Ministerio de Fomento contribuye a la rehabilitación, restauración y recuperación del patrimonio arquitectónico, mediante la programación, evaluación, gestión y desarrollo de proyectos y actuaciones en edificaciones, conjuntos arquitectónicos, entornos y espacios urbanos y rurales; la creación, mejora o mantenimiento de equipamientos, dotaciones o servicios de interés y uso público; así como la elaboración, tramitación, coordinación y seguimiento de protocolos y convenios de cooperación y de financiación con otras administraciones públicas en relación con las actividades de rehabilitación, restauración y recuperación del patrimonio arquitectónico.

A través de este programa se financian y cofinancian obras de rehabilitación arquitectónica en inmuebles de titularidad pública, en las que el Ministerio es Órgano de Contratación. Asimismo, el Ministerio impulsa la excelencia de la arquitectura, mediante la convocatoria de concursos de proyectos para la ejecución de las obras del Programa.

Los fines de este Programa son, esencialmente, los siguientes:

  1. Rehabilitación del Patrimonio Arquitectónico.

    Mejorando las condiciones de conservación y mantenimiento de edificios con valor patrimonial o utilidad social, mediante la realización de proyectos de rehabilitación.

  2. Contribuir a la creación de empleo.

    De forma directa e indirecta, tanto durante la fase de ejecución de las obras, como en la puesta en marcha y mantenimiento de las actividades que albergan los edificios rehabilitados.

  3. Sostenibilidad medio-ambiental, social y económica.

    La rehabilitación de inmuebles con valor patrimonial posibilita la utilización del patrimonio histórico como elemento de dinamización territorial, medioambiental, turística y económica.

Menú general