La Declaración de Toledo (2010) y el Impulso a la Regeneración Urbana Integrada

La Presidencia Española celebrada durante el primer semestre de 2010 se centró sobre el papel estratégico de la Regeneración Urbana Integrada en el futuro del desarrollo urbano en Europa, destacando la importancia de la intervención sobre la ciudad existente. Dentro de la agenda de actos vinculados a la Semana de las Ciudades, Madrid albergó los días 26 y 27 de abril de 2010, la Conferencia de Alto Nivel sobre Sostenibilidad Urbana y Regeneración Urbana Integrada en Europa, el Congreso Regional Internacional SB10mad, bajo el lema “Edificación Sostenible. Revitalización y Rehabilitación de Barrios”, y el Foro Europeo de Políticas Arquitectónicas 2010 (EFAP).

El Ministerio de Vivienda y SEPES encargaron también varios estudios técnicos y trabajos comparativos de análisis de las políticas de rehabilitación edificatoria y de regeneración urbana a nivel europeo:

También se solicitó al Comité Económico y Social Europeo (CESE) un Dictamen sobre “La necesidad de aplicar un planteamiento integrado a la regeneración urbana” (CESE 760/2010), que fue aprobado el 26 de mayo de 2010; y al Comité de las Regiones un Dictamen sobre “El papel de la regeneración urbana en el futuro del desarrollo urbano en Europa”, aprobado en su sesión plenaria de 9 y 10 de junio de 2010.

Fruto de todos estos trabajos previos, finalmente en la 18ª Reunión Informal de Ministros de Vivienda celebrada en Toledo el 21 de junio de 2010 se aprobó un Comunicado Final en el que se destacaba la importancia de la rehabilitación del parque residencial existente; culminando con la aprobación de la Declaración de Toledo en la Reunión Informal de Ministros de Desarrollo Urbano celebrada el día 22 de junio de 2010.

La Declaración de Toledo tiene 3 partes fundamentales, y se complementa con un documento de referencia sobre la Regeneración Urbana Integrada y su potencial estratégico para un desarrollo urbano más inteligente, sostenible y socialmente inclusivo en Europa.

La primera parte se centra en el modo de afrontar los retos urbanos presentes y futuros de las ciudades europeas y en el de aplicar la estrategia Europa 2020 mediante la consecución de un desarrollo urbano más inteligente, sostenible y socialmente inclusivo. Las ciudades están llamadas a jugar un importante papel en la consecución de los objetivos concretos de la estrategia Europa 2020, que son:

  • El nivel de empleo de la población de entre 20 y 64 años debería alcanzar por lo menos el 75 % mediante, entre otras cosas, una mayor participación de las mujeres y los trabajadores más mayores y una mejor integración de los inmigrantes en la población activa;
  • Invertir el 3 % del PIB en I+D+I.
  • Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero al menos en un 20 % en comparación con los niveles de 1990, o en un 30 % si se dan las condiciones al efecto; incrementar el porcentaje de las fuentes de energía renovables en nuestro consumo final de energía hasta un 20 % y en un 20 % la eficacia energética;
  • Mejorar el nivel educativo de la población, abordando el problema del abandono escolar, reduciéndolo al 10 % desde el actual 15 % e incrementado el porcentaje de la población de entre 30 y 34 años que finaliza la enseñanza superior del 31 % a por lo menos el 40 % en 2020;
  • Reducir el número de europeos que viven por debajo de los umbrales nacionales de pobreza debería en un 25 %, rescatando así a más de 20 millones de europeos de la pobreza.

En la Declaración de Toledo se resalta la importancia de la puesta en práctica de estos objetivos en el entorno construido y en los tejidos urbanos existentes, teniendo en cuenta que “la batalla principal de la sostenibilidad urbana se ha de jugar precisamente en la consecución de la máxima ecoeficiencia posible en los tejidos urbanos de la ciudad ya consolidada”. Es por ello que se destaca la Regeneración Urbana Integrada como un instrumento estratégico para lograr ese modelo urbano más inteligente, más sostenible y socialmente más inclusivo en la ciudad consolidada y los tejidos existentes.

En el Documento de Referencia anejo a la Declaración se ofrece una perspectiva múltiple de la Regeneración Urbana Integrada desde los puntos de vista medioambiental, social, económico, urbanístico, arquitectónico y cultural, así como desde la gobernanza. También se desarrollan los elementos clave del enfoque integrado y sus beneficios y se relacionan las principales herramientas operativas que pueden favorecer su puesta en práctica.

La segunda parte de la Declaración de Toledo se refiere al Marco Europeo de Referencia para la Ciudad Sostenible (European Reference Framework for Sustainable Cities: RFSC); validándose los trabajos realizados hasta Junio de 2010 y definiéndose las claves de lo que sería la segunda fase del proceso, incluyendo la fase de ‘test’ del prototipo de la herramienta web del RFSC, desarrollado entre Marzo y Septiembre de 2011 con la participación de más de 60 ciudades europeas. Estos trabajos se concluyeron en los años posteriores y la herramienta del RFSC ya se encuentra actualmente operativa en el enlace: http://www.rfsustainablecities.eu/

Menú general