En desarrollo del camino iniciado en la Declaración de Toledo en 2010 y consolidado en la Declaración de Riga de 2015, en el primer semestre de 2016, durante la Presidencia de los Países Bajos, se trabajó sobre la definición de los elementos y el marco operativo de la Agenda Urbana de la Unión Europea, cuyos principios han quedado finalmente recogidos en el Pacto de Ámsterdam, aprobado en la Reunión Informal de Ministros responsables de Desarrollo Urbano celebrada el 30 de mayo de 2016.

Se pretende que la Agenda Urbana de la UE sea un conjunto coherente de acciones impulsadas por parte los actores europeos clave, destinadas a desarrollar el potencial pleno de las zonas urbanas e impulsar su contribución a la consecución de los objetivos comunes a escala nacional y de la UE. Su objetivo fundamental es por tanto fortalecer la dimensión urbana tanto de las políticas nacionales como de las de la UE. Se plantea una nueva forma gobernanza multinivel, mediante la cual las instituciones de la UE, los Estados Miembros, las ciudades y otros actores interesados puedan trabajar en conjunto.

La política urbana de la UE se basa en el llamado “Acervo Urbano” (Urban Acquis), que refleja el entendimiento común del desarrollo urbano en Europa a lo largo de los años y que se describe en los diferentes documentos que se han ido aprobando en las sucesivas Presidencias. Los hitos claves de este “Acervo Urbano” son la Carta de Leipzig (2007), la Declaración de Marsella (2008), la Declaración de Toledo (2010) y la Declaración de Riga (2015).

Objetivos de la Agenda Urbana de la UE

La Agenda Urbana de la UE pretende contribuir a que las Áreas Urbanas alcancen el máximo potencial para conseguir los objetivos de la UE y las prioridades nacionales relacionadas con ellos, en pleno respeto a los principios de subsidiariedad, proporcionalidad y competencia.

La Agenda Urbana de la UE se esforzará por involucrar a las Autoridades Municipales en el diseño de las políticas, y por movilizarlas para su implementación, así como por fortalecer la dimensión urbana. También fomentará un enfoque integrado y coordinado más efectivo hacia las políticas y la legislación de la UE que tengan un impacto potencial en las Áreas Urbanas y contribuirá a la cohesión territorial.

La Agenda Urbana de la UE no creará nuevas fuentes de financiación europea, ni barreras administrativas innecesarias, ni afectará a la distribución actual de competencias legales y de trabajo existentes, ni a las estructuras de toma de decisiones y no transferirá competencias a nivel de la UE (de acuerdo con los Artículos 4 y 5 del Tratado de la Unión Europa).

La Agenda Urbana de la UE se centrará de forma específicamente en los tres instrumentos clave de las políticas comunitarias:

Mejorar la regulación

La Agenda Urbana de la UE se centrará en una implementación más efectiva y coherente de las políticas, la legislación y los instrumentos ya existentes de la UE, buscando una mejor regulación diseñada para alcanzar los objetivos al menor coste posible y sin imponer barreras innecesarias. La Agenda Urbana de la UE no iniciará nuevas normas, pero sí contribuirá informalmente al diseño y a la revisión de las normas y regulaciones ya existentes en la UE, para que éstas reflejen mejor las necesidades, las prácticas y las responsabilidades urbanas, evitando los posibles cuellos de botella y minimizando las barreras administrativas para las Autoridades Municipales.

Mejorar la financiación

La Agenda Urbana de la UE contribuirá a identificar, apoyar, integrar y mejorar fuentes de financiación innovadoras para las Áreas Urbanas, incluyendo desde los Fondos Estructurales al Banco Europeo de Inversiones, con vistas a una implementación efectiva de las intervenciones en las Áreas Urbanas. La Agenda Urbana de la UE no creará nueva financiación ni incrementará la existente. No obstante, se basará en las lecciones aprendidas sobre cómo mejorar las oportunidades de financiación para las Autoridades Municipales en todas las políticas de la UE, incluyendo la Política de Cohesión.

Mejorar el conocimiento (base de conocimiento e intercambio)

La Agenda Urbana de la UE contribuirá a mejorar la base de conocimiento sobre temas urbanos y al intercambio de buenas prácticas y conocimiento. La disponibilidad de datos y estadísticas fiables son muy importantes para la formulación de políticas contrastadas, así como para proporcionar soluciones a medida a los desafíos más importantes. Los conocimientos actuales acerca de las ciudades europeas están fragmentados y se pueden explotar mejor. Las iniciativas adoptadas en este contexto estarán de acuerdo con la legislación pertinente de la UE sobre protección de datos, la reutilización de información del sector público y la promoción de datos vinculados y abiertos.

Desarrollo operativo de la Agenda Urbana de la UE

La nueva Agenda Urbana de la UE estará formada por un conjunto coherente de acciones por parte de los Estados Miembros, la Comisión Europea, las ciudades y otros actores interesados y estarán encaminados a fortalecer la dimensión urbana de las políticas de la UE.

Las diferentes acciones encaminadas a mejorar la dimensión urbana de la política comunitaria a través de los tres instrumentos antes mencionados (mejor regulación, mejor financiación, mejor intercambio de conocimiento), son fundamentalmente las siguientes:

  1. Partenariados Temáticos (Partnerships)
  2. Mejora de la coordinación de los instrumentos y las iniciativas existentes de la Comisión Europea
  3. Mejor coordinación de la cooperación institucional y la gobernanza multinivel en temas urbanos: Gobernanza de la Agenda Urbana de la UE

Menú general