El Programa de Buenas Prácticas tiene su origen en el seno de la Segunda Conferencia de Naciones Unidas sobre Asentamientos Humanos (HABITAT II) celebrada en junio de 1996 en Estambul (Turquía), donde se instó a los Comités Nacionales Hábitat de los diversos países a reunir ejemplos de prácticas que respondieran a los objetivos de la Conferencia, como una forma de identificar políticas y actuaciones urbanas que se hubiesen mostrado eficaces para mejorar las condiciones de vida en las ciudades y pueblos. La Conferencia adoptó la Declaración de Dubái y estableció el Premio Internacional de Dubái a Buenas Prácticas para Mejorar las Condiciones de Vida.

Desde entonces, el Concurso de Buenas Prácticas se viene celebrando cada dos años y el Comité Hábitat español publica los resultados de las distintas convocatorias en sendos catálogos en cumplimiento de su compromiso de apoyo y difusión.

Menú general