Fomento reabre al tráfico la N-634 en Porciles (Asturias) tras finalizar las obras de emergencia de estabilización del talud

El próximo lunes, 24 de octubre.

  • Esta actuación ha supuesto una inversión de 4,29 millones de euros

sábado, 22 de octubre de 2016

El Ministerio de Fomento, una vez ejecutadas las obras de emergencia de estabilización del talud en la carretera N-634, a la altura de Porciles (Asturias), procederá el lunes 24 de octubre a la reapertura de la carretera al tráfico. Esta actuación ha supuesto una inversión de 4,29 millones de euros.

El pasado mes de marzo, en la margen derecha del tramo Salas-La Espina de la N-634, a la altura de Porciles, se produjo un deslizamiento de tierras de grandes dimensiones que cayó sobre la calzada de la carretera, ocupándola totalmente y obligando a cortar el tráfico, estableciéndose desvíos por el antiguo trazado de la carretera.

El punto en el que se produjo el deslizamiento presentaba un talud en desmonte de unos 35 metros de altura, con una berma intermedia hormigonada y en su coronación un camino de servicio para acceso a fincas. El deslizamiento afectó al talud en toda su altura en un ancho de unos 40 metros y dejó cortado también el camino de servicio, ya que avanzó unos 70 metros hacia el interior de la ladera.

En primer lugar, se instaló una pantalla de micropilotes anclada en la zona superior del talud, a fin de evitar el progreso del deslizamiento, así como para garantizar la seguridad de la excavación del terreno removido. La longitud de esta pantalla es de 90 metros, con 20 metros de longitud de micropilotes, separados unos 50 centímetros. A continuación, se procedió a la excavación del terreno removido hasta llegar a la superficie de deslizamiento.

En el fondo de la excavación resultante se ejecutaron unas costillas drenantes cada 6 metros, con una anchura de 1,5 metros y profundidad mínima de 2 metros, para favorecer la evacuación del agua, que fue el principal factor desencadenante del deslizamiento. Y finalmente, se procedió a la reconstrucción del talud, mediante un manto grueso de pedraplén compactado, sostenido en su parte inferior por un muro de escollera, solución que garantiza una correcta estabilidad del talud y favorece su drenaje.

Para la reposición del camino de servicio que resultó cortado, se ha ejecutado un terraplén sobre el que se afirmó el nuevo camino, a una cota inferior del preexistente para reducir el movimiento de tierras y el peso en la parte superior del deslizamiento.

Las obras se completaron con actuaciones complementarias, como la ejecución de una zanja drenante en la coronación del talud, la reposición del firme, el repintado de marcas viales y la colocación de barrera de seguridad en el tramo de la carretera afectado por el deslizamiento, la disposición de una geomalla e hidrosiembra para evitar la erosión del terraplén y la reparación de los caminos locales afectados durante la ejecución de las obras.

Las principales unidades de obra ejecutadas han sido:

3.640 m de micropilotes de 200 mm de diámetro; 1.080 m de anclaje de 3 cables con inyección repetitiva; 50.000 m3 de excavación, carga y retirada de material; 22.000 m3 de pedraplén compactado; 13.000 m3 de terraplén compactado; 470 m de costillas drenantes; y 2.500 m3 de muro de escollera.

Menú general