Agenda Urbana Española

Siguiendo los criterios de la Agendas Urbanas Internacionales el contenido de la Agenda Urbana española se estructura en los siguientes apartados:

  1. Un diagnóstico de la realidad urbana y rural en España, que tiene en cuenta ejes temáticos como el modelo urbano, la población y el territorio, la economía y la sociedad, el medio ambiente, el cambio climático y la energía, la movilidad, la vivienda y los instrumentos de intervención.
  2. Un Marco estratégico que se estructura en un Decálogo de Objetivos Estratégicos que despliegan, a su vez, un total de 30 objetivos específicos, que descansan sobre aspectos más concretos y que contribuyen a la consecución de los diez objetivos principales. Todos ellos se acompañan, además, de unas líneas de actuación que aportan posibles alternativas para incidir en cada uno de los objetivos propuestos, a la vez que ponen a disposición de los actores últimos de la Agenda aspectos prácticos para lograr su implementación.
    1. Ordenar el territorio y hacer un uso racional del suelo, conservarlo y protegerlo.
    2. Evitar la dispersión urbana y revitalizar la ciudad existente.
    3. Prevenir y reducir los impactos del cambio climático y mejorar la resiliencia.
    4. Hacer una gestión sostenible de los recursos y favorecer la economía circular
    5. Favorecer la proximidad y la movilidad sostenible.
    6. Fomentar la cohesión social y buscar la equidad.
    7. Impulsar y favorecer la economía urbana
    8. Garantizar el acceso a la vivienda
    9. Liderar y fomentar la innovación digital
    10. mejorar los instrumentos de intervención y la gobernanza.

    Además, dentro de este Marco estratégico se incluyen, 39 Datos Descriptivos, que facilitan una aproximación a la situación actual de las ciudades españolas y se presentan como herramientas para la toma de decisiones de las ciudades para el cumplimiento de los objetivos mencionados y para facilitar el establecimiento de objetivos territoriales y urbanos adaptados a la realidad de cada territorio, área, pueblo o ciudad.

  3. Un completo sistema de indicadores de evaluación y seguimiento asociados a cada uno de los objetivos específicos, que deben servir para hacer posible el conocimiento del grado de cumplimiento de los objetivos que se consideren.
  4. Una propuesta sobre cómo elaborar los planes de acción para la implementación de la Agenda Urbana, acompañado de las fichas y la información necesaria para confeccionarlos. Entre dicha información destaca la tabla Excel que sirve de plantilla para elaborar el diagnóstico y los DAFOS que contienen los ítems que fueron identificados con las Estrategias DUSI junto con los que se han incorporado de manera específica durante el proceso de participación pública.
  5. Y, por último, un Plan de Acción de la propia Administración General del Estado.

En definitiva, la Agenda busca inspirar e informar a los encargados de tomar decisiones en el ámbito de las políticas urbanas, desde una amplia visión que incluye a todos los pueblos y ciudades con independencia de su tamaño y población, y bajo el triple prisma de la sostenibilidad económica, social y medio ambiental.

Se accede a ella pinchando en el siguiente enlace:

Agenda Urbana 2019

Agenda urbana

La Agenda Urbana Española es un documento estratégico sin carácter normativo que, de conformidad con los criterios establecidos por la Agenda 2030, la Nueva Agenda Urbana de Naciones Unidas y la Agenda Urbana para la Unión Europea persigue el logro de la sostenibilidad en las políticas de desarrollo urbano.

Constituye, además, un método de trabajo y un proceso para todos los actores, públicos y privados, que intervienen en las ciudades y que buscan un desarrollo equitativo, justo y sostenible desde sus distintos campos de actuación.

Tras un intenso trabajo de elaboración y un amplio proceso participativo que ha durado casi un año, esta estrategia de desarrollo urbano de carácter integrado ofrece y despliega un verdadero “menú a la carta” para que quienes estén interesados en su implementación puedan elaborar sus propios planes de acción, ya no existe una receta única, ni unas mismas competencias.