Memoria del año asociativo 2007

Un ejercicio muy peculiar

El año dos mil siete comenzó para la Asociación con una situación muy singular, marcada de forma decisiva por el reciente fallecimiento de quien durante más de dos décadas había sido el excelente Presidente de la misma, Don Miguel del Barrio Pérez. Además, poco después de su desaparición se produjo también la del único colaborador suyo que quedaba de la Junta Rectora de la Asociación, Don Carlos Muñoz. La desaparición de estas dos personas claves paralizó la Asociación durante meses en el otoño/invierno de 2006. Y debido a que ambos eran funcionarios jubilados del Departamento que estaban acostumbrados a desempeñar en sus respectivos domicilios muchas labores de estudio y planificación de la Asociación -aparte de las largas horas consumidas en el local de la Secretaría (B-103), fundamentalmente en tareas de relación y de coordinación- no resultó posible localizar la documentación referida a la Asociación, debido a que ninguna de las dos familias pudo facilitar más que tardía y parcialmente los documentos que eran necesarios para la continuación de la vida de la Asociación.

Después de varios meses de esta paralización, una antigua colaboradora de la Junta Rectora tomó la iniciativa –literalmente presionada por muchos compañeros que no querían resignarse a que la Asociación desapareciera, precisamente poco antes de cumplir las bodas de oro de su existencia,- de convocar a una reunión a los asociados que le eran conocidos, ya que no se disponía de la lista y el libro de socios, para tratar de ver entre todos cómo se podía reconstruir y reactivar la Asociación.

La reunión se celebró el quince de marzo con asistencia numerosa de antiguos Asociados, y se constituyó inmediatamente en Asamblea Ordinaria. Por acuerdos unánimes se decidió:

  • Reanudar todas las actividades,
  • Emprender otras nuevas que se propusieran y
  • Formalizar la estructura jurídica y estatutaria de la entidad,
  • Reconstruyendo la documentación necesaria. Además se advirtió de la necesidad, por imperativo legal, de
  • Modificar los Estatutos para adaptarlos a la nueva Ley de Asociaciones (Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo).

Se observó que tal obligada modificación de los Estatutos ofrecía además la oportunidad de emprender ciertos cambios estatutarios que la Asociación parecía reclamar, entre ellos:

  1. el de adaptar su denominación oficial, que todavía se venía refiriendo al MOPU en vez de a Fomento,
  2. suprimir entre los fines de la Asociación los recreativos y asistenciales y
  3. ampliar la posibilidad de ser asociados también para personas no vinculadas directamente al personal del Ministerio pero “cuyo interés por la cultura comprenda los temas y las tareas que caracterizan tradicionalmente el Ministerio de Fomento”.

Se designó una Junta Rectora, con Presidente, dos Vicepresidentes, Secretario (y Tesorero provisional), además de cinco Vocales. Debido a que cualquier modificación de los Estatutos requiere la decisión de una Asamblea General Extraordinaria, se tomó el acuerdo de convocar tal Asamblea tan pronto que la nueva Junta hubiera definido las propuestas que tendrían que ser llevadas a la consideración, y en su caso aprobación, de aquella.

Al cabo de dos meses se había podido estudiar los antecedentes asociativos, sobre algunos documentos que se logró recuperar poco a poco, se redactó un nuevo Estatuto de la Asociación y se definieron los cambios de orientación que se imponen después de casi medio siglo de vida de la entidad. También se redactó la propuesta de un programa orientativo de actividades para el año en curso.

La Asamblea General Extraordinaria se celebró el 31 de Mayo, presidida por su titular, doña Clotilde Hoya Mateos, y en la que asistió o estuvo reglamentariamente representado un total de 92 personas que habían formalizado hasta entonces su pertenencia a la renovada Asociación. La votación sobre las propuestas de la Junta Rectora arrojó el resultado de la aprobación unánime de las mismas, entre las que destacan los nuevos Estatutos, con la nueva denominación de “Asociación Aula Cultural de Fomento”, en vez de “Asociación Recreativo-Cultural del Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo”.

Con este acto y con la consolidación oficial y formal de sus resultados, al quedar recogidos en la redacción de los nuevos Estatutos y depositados en el Registro Oficial de Asociaciones, concluyó la muy especial etapa de recuperación de nuestra Asociación, pudiéndose centrar ésta ya en el cumplimiento de sus fines asociativos.

Actividades de 2007

Debe constatarse con satisfacción y legítimo orgullo que ha sido posible realizar en 2007 las actividades culturales propias de la Asociación en un número elevado y manteniendo totalmente los niveles de calidad alcanzados en los cuarenta y seis Ejercicios asociativos anteriores. El calendario de actividades corporativas del año se cifra en 42 actos, si se incluyen las Asambleas y demás reuniones del conjunto de los Asociados. Las habituales (conferencias, visitas guiadas a museos y exposiciones etc, y excursiones culturales fuera de Madrid) arrojan el número de 26 actos, que superan los de los programados en los años inmediatamente anteriores (16, 21 y 21, respectivamente). Puede decirse que la asistencia de los Asociados fue muy numerosa en la mayoría de los casos, salvo dos cuyas fechas ya caían dentro del período de verano.

Conferencias

Entre abril y diciembre se celebraron dieciséis conferencias, cinco de temas de Literatura, cuatro de Artes Plásticas, otras cinco de temas de Obras Públicas/Fomento y una, respectivamente acerca de Derecho Público, Historia y Medio Ambiente. Todas fueron seguidas de coloquio. Los conferenciantes eran en todos los casos especialistas en la materia, Licenciados o Ingenieros con gran experiencia, y tanto sus palabras como la documentación gráfica utilizada quedaron grabados en CD.

Visitas Guiadas

Se han celebrado tres visitas a museos y exposiciones, todas ellas de temas de Artes Plásticas, concretamente Pintura (van Gogh, Durero, y L.Cranach y M. Grünewald), y todas después de haber tenido los asistentes la ocasión previa de una conferencia con coloquio sobre el tema que se iba a ver en la visita. Los guías fueron Licenciadas en Historia del Arte dedicadas profesionalmente a la enseñanza y la museística.

Excursiones culturales

Se organizaron seis excursiones fuera de Madrid, de contenido cultural. Los destinos eran Soria, Burgos, Mérida, Hita (cancelada a última hora por insuficiente número de participantes) y Sigüenza. Los temas de interés eran, respectivamente, de Literatura/Poesía, Literatura/Historia, Técnicas de Ingeniería de los romanos en Hispania (exposición del Cehopu en el Museo de Arte Romano) e Historia General (dos excursiones). Como curiosidad se mencionará que dos de las excursiones se realizaron en trenes especiales de RENFE, y la de Mérida en coches particulares, en pleno verano, porque estaba a punto de clausurarse la muestra.

Otras tareas

La Junta Rectora formalizó la calidad de Asociados de los miembros de la Asociación, (en número de 135 a 31 DIC), se confeccionaron debidamente las relaciones de los mismos, se dotó la Secretaría de elementos de trabajo nuevos y modernos y se puso en circulación gran numero de cartas y circulares a los Asociados, aparte de los carteles y las respectivas invitaciones oficiales para los actos (menos una que tuvo que ser convocado por teléfono y correo electrónico) y los certificados para los conferenciantes y demás documentos de tipo administrativo.

Por lo demás, la Junta misma celebró varias reuniones del pleno o de su comité directivo y efectuó siete visitas, de consulta y presentación, a Autoridades del Departamento y otras, entre ellas al Gabinete Técnico de la Subsecretaria y a la Oficialía Mayor.

Es preciso dejar constancia de que tanto en la dotación de medios materiales para la Secretaría como en la financiación de las actividades de la Asociación se ha contado, como siempre, con el decisivo apoyo material del Departamento.

Balance del año

Considerando las especiales circunstancias en que se presentó el año 2007 para la Asociación Recreativo-Cultural del Ministerio de Obras Públicas y Transportes, pueden destacarse dos ideas: Primero, que la necesidad de que un equipo totalmente nuevo “refundara” la Asociación sobre bases novedosas (sólo en parte impuestas por la adaptacuión a la legalidad vigente) no impidió que se alcanzara un nivel muy satisfactorio de nuestras actividades de divulgación cultural. Segundo, que los costes de la modernización organizativa y de procedimientos, después de varias décadas de emplear métodos muy tradicionales, no incrementaron excesivamente el déficit producido entre ingresos y gastos.

La generosidad con la que el Departamento prestó, una vez más al igual que en los últimos cuarenta y cuatro años, su apoyo material a “su” asociación cultural debe ser solemnemente reconocida por los que hemos podido trabajar en el replanteamiento de la misma. Es cierto que la Asociación ha correspondido a esta ayuda con la definición de “La Cultura de Fomento”, incorporándola a todos los efectos entre sus inquietudes sustanciales de tipo cultural. Pero el móvil para esta iniciativa ha sido, además del agradecimiento debido, en primer lugar porque quienes nos encontramos vinculados al Ministerio de Obras Públicas/Fomento estimamos obligatorio insistir en que se atribuya su lugar debido a aquella parte del legado cultural -universal y patrio- que ha sido aportada por hombres e instituciones que, como el Ministerio de Fomento, han creado y crean una parte importante de la cultura en la que tenemos el privilegio de vivir, aunque el reconocimiento de esta obra técnica y de ingeniería sea tan sólo muy incipiente por parte de los que suelen hablar de la Cultura. Así como los templos del medievo y los tapices del barroco pertenecen muy merecidamente a nuestro acervo cultural, se irá imponiendo cada vez más la certeza de que una aportación cultural esencial, no sólo de los últimos siglos, son también las construcciones técnicas e instituciones públicas creadas para el fomento de las actividades civiles y económicas de los ciudadanos.

Otra innovación parecida del año 2007 ha sido la de haber abierto nuestra Asociación también a quienes, sin vinculación profesional a las Obras Públicas, pero en la condición de “Amigos del Ministerio de Fomento”, sean “personas cuyo interés por la cultura comprende los temas y las tareas que caracterizan tradicionalmente el Ministerio de Fomento”, según lo expresa el artículo segundo de los nuevos Estatutos. Se pretende que “la Cultura de Fomento” llegue a ser cada vez más patrimonio vivo no sólo de los que la viven por su trabajo, sino que se ayude a divulgarla, para que sea reconocida por un número creciente de personas que ya aprecian y profundizan en las facetas más generales y convencionales de la Cultura.

El número de asociados inscritos se multiplicó por tres o cuatro a lo largo del año, lo que tiene su explicación, entre otros, porque las actividades se reiniciaron con un cuerpo reducido procedente de años anteriores, a las que poco a poco se sumaron otros, aparte de algunos de los que previamente habían sido socios.

Balance económico

Los ingresos que ha registrado la Asociación en 2007 se reducen a la subvención recibida, dentro del Presupuesto del Departamento que fue abonada en cuatro entregas trimestrales.

Los gastos se dividieron en tres apartados: Honorarios de conferenciantes y guias de exposición, subvención de excursiones culturales colectivas y, por último, gastos corrientes y de primer establecimiento.

El exceso de gastos respecto de los ingresos tuvo que ser abonado por los asociados.