Energías alternativas para el transporte

Se ha recopilado información sobre los vehículos de cero o bajas emisiones (combustibles alternativos y los sistemas de propulsión con batería o hidrógeno), particularizando para los autobuses, así como una breve referencia  a la normativa sobre emisiones.

A día de hoy, los vehículos propulsados con gas natural parece ser una buena opción en el corto plazo para sustituir a los combustibles más contaminantes en las flotas de transporte y el transporte público a consecuencia de su rendimiento y alto kilometraje. En recorridos cortos se están introduciendo los autobuses eléctricos con batería, utilizando las paradas de comienzo y final de línea para la recarga de las baterías.

En el corto y medio plazo coexistirán las distintas modalidades de propulsión, combustión (diésel con AdBlue, gas y biocarburantes) y eléctrico. En el largo plazo puede que el hidrógeno releve alguno de los anteriores.

La normativa distingue entre la reducción de Gases de efecto invernadero (GEI), como el CO2 y la reducción de la contaminación, que principalmente viene dada por los óxidos nitrosos (NOX) y las partículas en suspensión.

En el caso de España, el objetivo establecido es conseguir reducir sus emisiones GEI procedentes de sectores difusos, como el transporte, en un 26% desde 2020 hasta 2030

La normativa Euro6 se puso en funcionamiento el 1 de noviembre de 2015 con el objetivo de hacer que todos los vehículos nuevos que se venden en suelo europeo reduzcan las emisiones de elementos contaminantes y partículas en suspensión, es decir, que sean más limpios. Con respecto a la Euro5, reduce las emisiones de óxido de nitrógeno de las motorizaciones diésel de 180 mg/km a 80 mg/km.

Sobre la medida y el registro de las emisiones de los autobuses se han incluido dos metodologías, ECOTRAM y LIFE GySTRA.

 

 

Documentación