Blanco y Herrera presiden la puesta en servicio de la Ronda Exterior Sur de la circunvalación de Valladolid VA-30

  • El tramo de 6,6 km, que hoy se abre al tráfico permite la conexión en autovía de la CL-601 con la Autovía de Castilla A-62.
  • La obra ha supuesto una inversión de 60 millones de euros, de los cuales 5 millones -por el carácter urbano del proyecto- se han destinado a la reposición de servicios (abastecimiento, saneamiento, gas, telefonía, electricidad y conducciones de fibra óptica).
  • También se han construido doce viaductos y tres acueductos para permitir la continuidad de los corredores que atraviesan la autovía. También se han construido doce viaductos y tres acueductos para permitir la continuidad de los corredores que atraviesan la autovía.

El ministro de Fomento José Blanco, ha presidido hoy, junto al presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, la puesta en servicio de la Ronda Exterior Sur de la circunvalación Sur-Este de Valladolid VA-30. El Gobierno ha destinado 59.927.731 euros a la ejecución de este tramo que supone la conexión por autovía de la CL-601 a Segovia y la Autovía de Castilla A-62.

La Ronda Exterior Sur de la VA-30, tiene una longitud de 6,6 km de nuevo trazado de autovía y está prevista para una velocidad de proyecto de 100 km/h.

Características técnicas

El tronco de este nuevo tramo de autovía dispone de dos calzadas separadas entre sí por una mediana de 10 metros, cada una de las cuales consta de dos carriles de 3,50 metros, con un arcén interior de1 metro y otro exterior de 2,5 metros, flanqueados por bermas de 1 metro a cada lado, en ambas calzadas.

Debido a que la rasante de la Ronda transcurre en trinchera, por debajo del nivel freático, entre el origen y el punto kilométrico (p.k.) 5,950, para evitar el acceso del agua, se han construido un total de 45.250 m2 de pantallas plásticas, empotradas en las arcillas miocenas impermeables.

En el inicio de la obra, a la salida de los ramales del enlace con la carretera de Segovia y la carretera N-601 de Madrid a Valladolid, se han ampliado a tres carriles las calzadas existentes y se ha modificado el enlace con la mencionada CN-601 a otro de tipo trébol.

Para garantizar la continuidad de los diversos corredores que atraviesan la autovía se han construido doce viaductos, tres acueductos y un cajón hincado para permitir el paso del ferrocarril: Camino de los Tramposos, Carretera de Arcas Reales, FFCC de Madrid Irún y Ave de Madrid Valladolid, Cañada de Puente Duero, Camino de las Berzosas y en el término municipal de Arroyo se han construido dos pasos inferiores para comunicación de viales urbanos.

Se han construido enlaces con la CL-610 a Medina del Campo, el Camino Viejo de Simancas, la Avenida de Salamanca y con la A-62; el enlace con la CN-601 a Madrid por Olmedo se ha completado para permitir todos los movimientos.

El Río Pisuerga se salva mediante dos viaductos paralelos de 180 m con luces máximas de 100 m.

El arroyo Espanta, la acequia Arcas Reales y acequia de Valladolid se les da continuidad mediante sendos acueductos.

Actuaciones ambientales y reposición de servicios

Dado el carácter urbano de la obra, han tenido especial importancia las reposiciones de servicios existentes (abastecimiento, saneamiento, gas, telefonía, electricidad, conducciones de fibra óptica), invirtiéndose en este capítulo un total de 5.029.496 euros.

El tramo discurre en una primera parte en desmonte para pasar a terraplén para cruzar el Río Pisuerga. El volumen de desmonte es de 1.741.000 m3 y el de terraplén de 616.000 m3, además de 166.000 m3 de explanada para apoyo de los firmes. En este capítulo se han ejecutado 55.500 m3 de suelo-cemento y 111.500 Tn de mezclas bituminosas en caliente.

Durante la ejecución de las obras se han llevado a cabo varias actuaciones medioambientales, como son la extensión de tierra vegetal en taludes, mediana e isletas, colocación de manta orgánica en taludes de desmonte, plantaciones e hidrosiembras, protección del sistema hidrológico, de la fauna, protección acústica, con la colocación de pantallas antirruido de hormigón fonoabsorbente y metacrilato en las zonas urbanas, además de la protección del patrimonio arqueológico. El importe de las actuaciones medioambientales asciende a 2.123.524 euros